Todo lo que necesitas saber sobre los altavoces con asistente de voz (Parte 2: Comparativa)

Después de nuestro post introductorio sobre los altavoces inteligentes, esperamos haberos puesto “los dientes largos” y que estéis buscando más información sobre los diferentes modelos del mercado. Pero no os preocupéis, hoy os haremos la comparativa que estabais buscando. ¿Apple HomePod? ¿Amazon Echo? ¿Google Home? Decide por ti mismo después de leer esto.

 

“Alexa” (o la palabra de activación que desees configurar)

 

Es el dispositivo más popular y el líder de ventas a nivel mundial. Tal y como contamos en la entrada anterior, los dispositivos Amazon Echo emplean el asistente de voz Alexa. Sin embargo, gracias a su compatibilidad con gadgets de otras marcas; podemos encontrar altavoces de gama alta que soportan Alexa u otros productos más dispares como “bombillas inteligentes”. La otra gran ventaja de la propuesta del gigante del e-commerce son las Amazon Skills, una tienda con miles de apps que permiten personalizar cada dispositivo y utilizar para funcionalidades tan distintas como pedir una pizza, jugar al Trivial, aprender inglés o escuchar sonidos relajantes.

Actualmente la gama Amazon Echo se compone de cinco productos diferentes cuyos precios oscilan entre los 40 euros del Dot a los 150 del Echo Plus. También existe una versión con pantalla integrada, que permite realizar videollamadas. Los expertos coinciden en que el principal su punto débil es la calidad de sonido. Para los que busquen un dispositivo más potente en este sentido, han puesto a la venta el Echo Sub: “un potente subwoofer” que potencia los sonidos graves.

 

 

“Hey Google”

 

Pasamos ahora a la propuesta de Google: Google Home. Su proyecto utiliza como motor el Google Assistant y, al igual que Amazon, está muy orientado a potenciar la funcionalidad de un “hogar inteligente”. Por este motivo, los que lo han probado coinciden en que uno de sus puntos fuertes es la alta sensibilidad en el reconocimiento de voz de todos los habitantes de una vivienda.

Sus funciones son menos personalizables que las de Amazon Echo, aunque esto también tiene su parte buena: configurarlo no te llevará más de cinco minutos. Teóricamente, cuanto más lo usemos; más nos conocerá y podrá adaptarse a nuestros hábitos, gustos, etc. O al menos esto dicen sus desarrolladores, ya que su objetivo es destacar entre sus competidores gracias al “machine learning”. Si tenemos que hablar de su otro punto débil, las comparativas coinciden en que en Google Home no es la mejor opción si se busca usar como altavoz “tradicional” -esto es, para escuchar música-, ya que su calidad de sonido deja que desear.

Actualmente en España hay a la venta dos modelos: el Google Home; cuyo precio es de 149 euros y el Google Home Mini; que tiene un original diseño -en forma de botón o “lacasito”- y está disponible en cuatro colores. Esta versión más económica cuesta 59 euros. La propuesta del gigante de internet es sin duda una buena opción si tu hogar está ya “conectado”, ya que al ser Android es compatible con productos inteligentes como termostatos o cerraduras inteligentes.

 

 

“Oye Siri”

 

Llegamos ahora a el tercero de los competidores: la propuesta Apple HomePod. Es, con diferencia, la opción menos económica y menos versátil de las existentes en la actualidad. Su precio alcanza los 349 euros -sí, lo mismo que comprarse 10 dispositivos Amazon Echo- y existe solo un modelo con el diseño sobrio que caracteriza a Apple.

Cuando hablamos de que es un gadget poco “flexible” nos referimos a que es el más limitado en cuanto a funciones: está encadenado a los servicios de Apple y, en concreto, de Siri. No esperéis poder configurar apps desarrolladas por terceros en el HomePod. Esto también se aplica a la compatibilidad de los dispositivos con los que vincularlo: no soporta nada que no sea un iOS reciente y un iPhone 5s o posterior y, por supuesto, ni pensar en intentarlo con un Android.

Pero si hablamos de sonido, el HomePod no tiene rival: es un dispositivo claramente orientado a la reproducción de sonido con la mayor calidad. Esto lo consigue gracias a un sistema adaptativo que estudia las cualidades del espacio en el que se está reproduciendo -gracias a un sensor de movimiento- y se recalibra para garantizar la mejor calidad en la reproducción esté donde esté.

Lo que comentábamos antes sobre ser un “sistema cerrado” pasa de ser una limitación a una gran ventaja si pensamos en términos de privacidad. Como cualquier dispositivo Apple, tenemos la garantía de que nuestras conversaciones no van a acabar en manos de terceros, ya que el modelo de negocio de la empresa de Cupertino no pasa por la venta de datos. Lo podemos utilizar con la certeza de que nuestra actividad no será rastreada, no se asociará a nuestra ID de Apcaple y no va a implicar publicidad.

 

Entonces… ¿cuál es mejor?

 

Después de estas pequeñas nociones sobre los principales dispositivos que están copando el mercado ¿con cuál quedarse? Pues todo depende del uso que le queramos dar. ¿Quieres poder conectar toda tu casa y que el dispositivo reconozca la temperatura a la que más os gusta estar en el salón? La solución pasa por Google Home. ¿Buscas un sistema completamente personalizable que recite frases de Los Simpson y nos deje desde pedir una pizza? Necesitas a Alexa y Amazon Echo en tu vida. ¿Un “sibarita” del sonido que quiere escuchar su biblioteca musical como nunca? Corre a por el HomePod.

¿Alguien pensando ya en los regalos de Navidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *