¿Cómo analizar un sitio web? Parte I

Cuando pensamos en “evaluar” o valorar una página web normalmente lo primero que se nos viene a la cabeza son aspectos meramente estéticos o de contenido. Queremos que use imágenes -y que tengan las dimensiones y la calidad apropiadas-, que emplee colores legibles. También queremos que no contenga demasiada publicidad o que no esté ubicada de forma molesta, que no tenga mucha letra, etc. Y todo eso es, evidentemente, correcto. Pero más allá de todos esos parámetros, hay una serie de criterios que el usuario medio valora sin darse cuenta. Por ejemplo, el tiempo de carga, el uso de páginas seguras o los enlaces rotos.

En esta primera entrada de la serie os vamos a descubrir dos poderosas herramientas para evaluar la calidad de una página web. Así, lo podréis aplicar a vuestras páginas o para satisfacer vuestra curiosidad sobre los entresijos del funcionamiento de internet.

PageSpeed Insights

Este instrumento de Google es mano de santo para evaluar parámetros de velocidad en internet, tanto en ordenadores como dispositivos móviles. No podemos olvidar que además de para ofrecer al usuario una experiencia agradable, tener unos buenos datos en velocidad es clave para el posicionamiento SEO.

Veamos un ejemplo para entender mejor cómo funciona y qué tiene en cuenta el PageSpeed Insights. Como ejemplo vamos a utilizar la versión digital del diario El País:

pgspeed1

Lo primero que nos encontraremos es un valor relativo entre 0 y 100, que determina la puntuación de velocidad del sitio. Entre 0 y 49 puntos Google considera que es una web lenta, entre 50 y 89 normal y más de 90 la identifica como rápida.

También aparecerán los datos de campo, que comparan la velocidad de la web en cuestión con los que figuran en suInforme de experiencia de usuario de Chrome”. De ahí obtendremos otros dos datos: los segundos que tarda en cargar el primer renderizado con contenido y la latencia de la primera interacción. Este último concepto se refiere al tiempo total de carga hasta que el usuario puede hacer clic en algún botón o enlace.

A continuación figuran los datos de experimentos, que analizan el tiempo que necesita la web para determinados aspectos “necesarios” como mostrar contenido o ser completamente interactiva.

pspeed2

Después de este análisis, el Page Speed nos va a ofrecer una serie de sugerencias para mejorar el rendimiento: las oportunidades y diagnósticos. Se nos presentan una serie de cambios que realizar en la web, la mayoría de ellos relacionados con la programación de la misma. También nos indican cómo realizarlos, así como el tiempo o kBs que nos podríamos ahorrar con los cambios.

pagespeed3

Google también nos ofrece todos estos parámetros de análisis para las versiones móvil de las web. Esto nos ayudará a saber si nuestra página es responsive y qué elementos se deben mejorar para ofrecer una buena experiencia móvil. No podemos olvidar que, cada vez más, la tendencia de los internautas es navegar a través de sus smartphones. No ofrecerles un contenido optimizado para estos dispositivos sería desaprovechar una enorme oportunidad.

Site Audit de SEMRush

SEMRush es literalmente una puerta abierta a casi cualquier herramienta que un experto en internet y en posicionamiento pueda necesitar a la hora de analizar determinado sitio web. En este caso nos vamos a detener en Site Audit, una de sus utilidades más populares. Usarla nos proporcionará claves muy interesantes sobre “las tripas” de una página y nos ayudará a reconocer errores que pasan desapercibidos cuando navegamos en un sitio web.

Lo primero que necesitas es crear una cuenta. Aunque existen opciones de pago mucho más completas, con la versión gratuita podrás consultar 100 páginas del sitio web -además de probar el resto de funcionalidades de SEMRush-. Al teclear la URL deseada, inmediatamente empezará a analizarla. El resultado será algo así:

siteaudit

Lo primero que nos encontramos es un con porcentaje. Este se calcula en función de el número de problemas de diferentes gravedades que encuentra en proporción a las páginas que analiza. A continuación, en un gráfico explica qué proporción de ellas son correctas, cuántas están rotas, cuántas con problemas, redirigidas y bloqueadas.

Los problemas que detecte pueden ser de tres tipos: errores, de máxima gravedad y que por tanto afectan más al posicionamiento y funcionamiento. En segundo lugar: advertencias, que tienen gravedad media. Por último están los avisos, de poca gravedad. Al hacer clic en los correspondientes números encontrarás una explicación sobre qué son y cómo se pueden solucionar.

Además, Site Audit incorpora una serie de parámetros llamados “puntuación temática” que analizan cómo de bien funcionan aspectos de la web como el uso de links internos o las HTTPS (seguras).

A medida que se vayan realizando auditorías – la cuenta gratuita permite hacer una al mes- los resultados irán apareciendo en la pestaña “Avance”. De este modo se puede llevar un control de cómo ha ido mejorando la web a lo largo del tiempo y si los problemas se han ido solucionando.

Todos los informes se pueden descargar en formato PDF. Si se prefiere, también se pueden incorporar a Trello (la herramienta de organización) las tareas necesarias para resolver los inconvenientes que el análisis ha detectado. Prácticamente con un solo clic tenemos las claves para optimizar nuestro sitio web.

audit

Y hasta aquí la primera entrega de nuestra pequeña guía para analizar una web. Esperamos que os haya sido de utilidad y nos vemos muy pronto con la segunda parte del análisis.

Una opinión sobre “¿Cómo analizar un sitio web? Parte I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *