Todo lo que necesitas saber sobre los altavoces con asistente de voz (Parte 1)

Con el Black Friday tan reciente, muchos internautas aún estarán esperando que sus pedidos lleguen; y una de las “compras estrella” son los dispositivos para asistente de voz. Este tipo de gadgets se han convertido en una de las adquisiciones tecnológicas más populares en los últimos meses. En esta entrada de nuestro blog os introduciremos a esta revolución, que promete acabar cambiando la relación que tenemos con nuestro hogar.

 

¿Altavoces inteligentes?, ¿asistentes de voz?… ¿pero no es lo mismo?

Lo primero que necesitamos es distinguir entre asistente de voz y los dispositivos inteligentes que facilitan su uso. Siri, Alexa, Cortana, Asistente de Google… son tecnologías con las que llevamos años conviviendo en nuestros smartphones, tablets y ordenadores. Se trata de softwares que permiten la interacción de los usuarios a través de la voz y que obtienen respuestas a sus peticiones utilizando internet. En los últimos años se ha conseguido que estos sistemas se sirvan de la Inteligencia Artificial para personalizar sus respuestas y “ajustarse al pensamiento humano”. Por otro lado encontramos dispositivos como Amazon Echo, Google Home o Apple Homepod. Éstos son la manera de los creadores de esos asistentes de “hacerlos tangibles” y proporcionarles nuevas funcionalidades relacionadas con la domótica y los servicios en el hogar. Se trata de una tecnología relativamente nueva, al menos en España. Los altavoces inteligentes Echo de Amazon, que utilizan el asistente Alexa, han llegado a nuestro mercado hace escasamente dos meses; años después que en países como Estados Unidos.

 

¿Pero para qué sirven?

La función principal para la que fueron creados estos dispositivos es la de manejar un “hogar inteligente” en el que simplemente con decir “Hey Alexa, tengo frío”, entenderá que debe de encender la calefacción o que al formular “Oye Siri, recoméndame algo de música”, sabrá que en el último mes te ha dado por escuchar hard rock y quieres que te sugiera nuevos grupos de este género. Sin embargo, Amazon dio un paso más cuando lanzó Alexa Skills, que permite a los desarrolladores crear sus propias aplicaciones para el asistente. De esta forma, se ha extendido su uso a nuevos ámbitos como la educación o el aprendizaje de idiomas.

 

¿Nos podemos fiar de un aparato que escucha todo lo que se habla en casa?

Sin embargo, esta nueva tecnología no está exenta de polémica, en concreto con el tratamiento de datos y la privacidad. Por un lado está la cuestión de qué clase de datos almacenan los desarrolladores y para qué los utilizan. Teóricamente, el propietario de un dispositivo puede decidir si cede sus grabaciones para “mejorar la experiencia de usuario” y puede acceder a un historial de todo lo que Alexa ha escuchado -y borrarlo si se desea-. Pero la realidad es otra, ya que un porcentaje muy alto de internautas desconoce qué datos cede cuando navega y a dónde van a parar.

A este problema se debe añadir la facilidad para hackear este tipo de dispositivos. La universidad de Zheijiang ha investigado sobre el tema y sus conclusiones son que solo hace falta un móvil y un altavoz que pueda reproducir frecuencias por debajo de los 20 kHz. El coste de poder controlar estos asistentes sin que su dueño se entere es de menos de 3 dólares. Las soluciones que proponen los desarrolladores pasan por incorporar pestañas físicas que bloquean la cámara y botones que desconectan el micrófono, pero lo cierto es que no pueden garantizar la seguridad. Hace unos meses se hacía público que un fallo en la seguridad de un altavoz con Alexa permitió que una conversación privada de un matrimonio de Portland fuese enviada de forma aleatoria a uno de sus contactos.

¿Qué pueden hacer las grandes compañías para mejorar la seguridad de sus altavoces inteligentes? Está claro que éste debe de ser el siguiente paso en el que seguir innovando, para que solo nos tengamos que preocupar de si Alexa acierta cuando nos dice que hoy no nos hace falta paraguas.

 

En la siguiente entrada veremos una pequeña comparativa sobre los dispositivos más populares y qué es lo que nos deparan los avances en estos asistentes. ¡No os lo perdáis!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *